Plantas medicinales

Justificación

Si bien el conocimiento de plantas puede ser limitado, las personas suelen reconocer un gran número de plantas con uso medicinal, pero su uso es poco difundido. Además, en ocasiones hay preferencia por el uso de medicina alópata. En las comunidades serranas, los servicios médicos no están disponibles todo el tiempo y en ocasiones, no cuentan con los medicamentos necesarios. Por esto, desde hace varios años, surgió la inquietud entre las mujeres de Tonchintlán de conocer el uso de diversas plantas medicinales y preparar remedios de bajo costo que pudieran tener a la mano. Esos remedios son mayormente realizados con insumos externos, por lo que buscamos fortalecer el conocimiento que tienen las mujeres sobre las plantas medicinales, principalmente de su comunidad, así como de la región. Adicionalmente, el trabajo del grupo de plantas medicinales es un espacio donde las mujeres conviven, externan sus inquietudes y construyen escenarios de posibilidades.

Objetivo del proyecto

Recuperar y aprovechar los saberes de las personas sobre los usos de diversas plantas medicinales de su comunidad.

Relevancia

Valoración del conocimiento propio sobre las plantas medicinales dentro de un espacio que permita la participación de las mujeres y favorezca la identificación de necesidades y soluciones a diversos aspectos de la salud.

Beneficiarios

Actualmente participan aproximadamente 25 mujeres en dos comunidades aledañas: Tonchintlán e Ixcotitlán

Objetivos 2016

Realización de un herbario-recetario para iniciar el proceso de documentación. En un primer momento buscamos la socialización de los saberes de las mujeres y sobre todo la sistematización de dicha información que permita tenerla de forma accesible para quien así lo requiera.

  • Realizar una prensa botánica y datos necesarios sobre las plantas medicinales.
  • Correcto montaje de los ejemplares de herbario.
  • ¿Cuándo es el mejor momento para colectar las plantas?
  • Extractos.
  • Presentación del trabajo a la comunidad.
  • Las fichas están siendo capturadas electrónicamente por una joven de la comunidad de Tonchintlán. De igual forma se fotografían a los ejemplares vivos para además de tener un herbario/recetario físico, tener uno electrónico. Se pretende que esta sistematización sea una base para el trabajo futuro y que no se realice sólo en este momento del proyecto, sino que se continúe con cada ejemplar nuevo que vayan compartiendo y conociendo las personas de la comunidad.